Qué es y cómo prevenir las adicciones al Internet y las tecnologías?

La intención original de cada nueva tecnología es facilitarnos la vida, mejorar las condiciones de vida de los seres humanos, pero como todo en la vida es una espada de doble filo y los problemas se hacen presentes al abusar de ellas, actualmente ante el auge de las tecnologías de la comunicación los jóvenes son mas vulnerables, al encontrase en su proceso de formación de la personalidad adulta y también debido al efecto hipnótico que ejercen al permitir que la vida virtual posea tantas características de realidad como las relaciones en el plano de la vida cotidiana siendo incluso algunos elementos mas seductores que la vida misma.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que una de cada cuatro personas sufre trastornos de conducta vinculados con las nuevas tecnologías. En El Salvador no contamos con una estadística que nos pueda aclarar el panorama sin embargo los efectos de este tipo de adicciones se ven cada vez mas en las clínicas y especialmente en las escuelas.

Causas de adicción a las tecnologías

Las nuevas tecnologías representan para el adolescente una posibilidad de perderse en un mundo de fantasía para huir de la rutina cotidiana. De esta forma, se produce una paradoja: a través de las redes sociales y de Internet, los adolescentes no se muestran tal y como son en realidad, sino que muestran una imagen artificial de sí mismos (lo que muestra una baja autoestima).

Los adolescentes son profundamente vulnerables a nivel emocional ante este tipo de situaciones debido a los cambios que están experimentando en su desarrollo, es por esto que el adolescente puede buscar en ciertos momentos la seguridad que le falta dentro de sí mismo en las tecnologías.

Es de suma importancia poner atención al ambiente familiar de los niños y adolescentes, hogares disfuncionales o padres con sobrecarga de trabajo pueden acudir a la tecnología como una niñera peligrosa si no se mantiene un monitoreo constante.

Por otra parte, en algunos casos, la adicción a las tecnologías puede estar causada por un problema previo que tiene que ser detectado. Por ejemplo, la falta de amigos y la soledad, puede llevar al joven a refugiarse en las tecnologías.

Uno de los grandes factores por los que esta adicción se esta haciendo tan presente es la facilidad de acceso a estas tecnologías, recordemos que en países como el nuestro existen mas celulares que personas.

Antes de comprar un smartphone a tu hijo hazte la siguiente pregunta: ¿De verdad lo necesita?

La adicción al teléfono móvil también muestra unos síntomas de alarma muy concretos: el precio de la factura del teléfono aumenta de una forma desorbitada o se gastan todo el dinero en activarle saldo a sus teléfonos.

La persona no deja el móvil de lado, ni siquiera, cuando está en un plan de grupo. Es incapaz de centrarse en la conversación porque solo se centra en el aparato. Para solucionar este tema, lo mejor de todo es que los padres, quiten el móvil a sus hijos antes de ir al colegio, en el tiempo de estudio y antes de ir a dormir.

El adolescente no se separa del teléfono móvil para comer, ir a clase o ir al baño. Se trata de una obsesión que altera su vida.

El móvil se convierte en un entretenimiento constante más que en un objeto de uso práctico para llamar por un motivo concreto. Lo mejor es comprar al joven un teléfono sencillo que tenga únicamente las aplicaciones básicas para llamar y mandar mensajes.

A modo de reflexión, conviene precisar que mientras que muchos padres compran un teléfono móvil a sus hijos para poder tenerles localizados y saber dónde están, en realidad, conviene retrasar la edad en la que el joven tenga su primer teléfono lo máximo posible. Los adolescentes cuando quieren no estar localizados cuando están con sus amigos, apagan el teléfono móvil. En ese caso, se produce un círculo paradójico y es que la ansiedad de los padres aumenta.

Es fundamental educar con criterio y no ceder ante el chantaje juvenil de “todos mis amigos tienen un móvil”. Antes de comprar un smartphone a tu hijo te recordamos la pregunta: ¿De verdad lo necesita?

Son muchos los padres e hijos que se preguntan si están enganchados a la red y si eso les puede acarrear problemas de diversa índole. Estas son los síntomas o señales de alarma que nos ayudarán a identificar si tú mismo o alguien de nuestro alrededor está sufriendo adicción a Internet, y qué soluciones puedes emplear para atajar el problema:

  • El joven se termina aislando de la familia, se encierra en sí mismo porque piensa constantemente en conectarse a Internet.

Solución: para solucionar este tema es positivo poner la computadora en una zona común de la casa, por ejemplo en la sala. Muchos padres cometen el error de ponerlo en la habitación del hijo, de esta forma, es más difícil que puedan saber qué hacen sus hijos en la red.

  • La rutina del joven cambia de tal forma que todo lo demás pasa a un segundo plano y su interés por Internet se convierte en el centro de su vida, dejando de hacer planes que antes le gustaban –como actividades deportivas– por pasar más tiempo conectado.

Solución: es importante ofrecer a los jóvenes valores pedagógicos en relación con el uso constructivo de Internet, y animarlos a practicar deporte u otras actividades que no requieran estar frente al orden o el smartphone. Por ello, informa a tus hijos sobre lo importante que es proteger su vida privada evitando la publicación de fotografías personales en las redes sociales.

  • El carácter del afectado cambia, se vuelve irascible y sufre cambios bruscos de humor. Muestra menos interés por las relaciones sociales y se muestra ausente y distante en eventos de grupo.

Solución: en estos casos, los padres tienen que hablar con el joven sobre esta situación para ayudarle a tomar conciencia de que algo no va bien. La comunicación mejora las relaciones familiares y la salud emocional de sus miembros.

  • Sufre ansiedad en caso de no poder conectarse a Internet y se comporta como si fuese una tragedia. El bajo rendimiento en los estudios es habitual en alguien que tiene adicción a Internet.

Solución: para prevenir este punto es positivo eliminar Internet de casa y mejor potenciar el uso de la enciclopedia como herramienta de consulta en los estudios. También es adecuado contar con un profesor particular para que apoye al adolescente en la asignatura en la que tiene dificultades.

Cómo prevenir la adicción a las tecnologías

Tenemos tecnologías a nuestro alcance las 24 horas del día: televisión, teléfono, computadora, Internet, videojuegos… ¿Cómo prevenir la adicción de los jóvenes a las tecnologías?

En primer lugar, limitando el tiempo de uso. Dentro del calendario de rutinas y actividades semanales que tiene tu hijo, determina qué momento tiene permitido jugar con sus videojuegos, por ejemplo. Sé muy estricto a la hora de cumplir la norma y mantener tu autoridad.

Además, también es indispensable comprar videojuegos aptos para la edad del niño que sean educativos y transmitan valores positivos. Infórmate sobre esta cuestión consultando con el dependiente de la tienda.

Cuando los niños y adolescentes estén jugando a los videojuegos, es positivo que los padres estén cerca, incluso en la misma habitación, que estén presentes, pero a una distancia prudencial (así los hijos no se sienten controlados). Pueden aprovechar para leer el periódico o escribir cartas.

Conviene relativizar el peso que se da a las tecnologías en el hogar. Para ello, juega con tus hijos a juegos de mesa, prepara con ellos recetas de cocina, haz planes al aire libre, charla con ellos, crea un entorno cultural con una buena biblioteca en casa… Educar en un ambiente más humano es la mejor fórmula para que los niños no llenen con las tecnologías otros vacíos personales.

Es importante que los padres y profesores estén informados sobre los riesgos de esta realidad para poder educar a los más jóvenes. Es de gran ayuda que los adolescentes sean conscientes de los riesgos que ofrece Internet. Conviene que los jóvenes reciban un mensaje en tono positivo y no alarmista: las nuevas tecnologías son buenas cuando se hace un uso positivo de ellas. Internet también puede ser un buen método de consulta para algunos temas de estudio.

Educar en un ambiente más humano es la mejor fórmula para que los niños no llenen con las tecnologías otros vacíos personales

Además, informa a tu hijo de que nunca tiene que quedar con un desconocido al que ha conocido a través de la red. Ni tampoco tiene que dar datos de sí mismo en un chat. Conviene recordar que existen programas de protección para limitar el acceso de tu hijo a determinadas páginas. Infórmate sobre su uso.

Es fundamental educar en la responsabilidad de dejar que los hijos asuman tareas en casa de forma acorde a su edad para que aprendan a dar valor a las cosas que tienen y sean conscientes del esfuerzo que hacen sus padres por darles tantas comodidades. Si tu hijo quiere un teléfono móvil, puedes animarle para que vaya ahorrando el dinero para poder hacer la compra.

Ante cualquier posible señal de adicción a Internet es importante acudir al psiquiatra para que el joven pueda empezar a tratar su problema gracias a la orientación del profesional cualificado.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *